Saludo Maorí

 En este país me recibieron con mucha bienvenidas, augurios de buen viaje y sonrisas que escondida llevan la curiosidad de saber mi procedencia. Obviamente mi inglés me delata, ni kiwi, ni Europea, si soy Latina.
Pero hay una bienvenida que me llegó más que todas… Viajando de la isla norte a la sur, lo cual llevó unas cuantas horas en auto, el viaje en ferry y otras historias que contar, baje a estirar las piernas en una estación de servicio. Al lado de mi auto paró otro, con dos señores vestidos para trabajar. Cuando baje me miraron y sonrieron y ahí llegaron las preguntas. De donde sos? Hace cuanto q esta en nz? Te gusta? Después de responder a todas ellas el señor con su overol manchado de grasa, me miró, se acercó lentamente, tomó mi mano y me dijo con su voz gruesa “bienvenida a nueva zelanda”, luego acercó su cara, lo miré con susto, apoyo su nariz en la mía y me dijo que disfrutes tu estadía, sos bienvenida a mi país. Me sentí tan rara que no supe que contestar, sonreí, le di las gracias y subí nuevamente al auto.

Ya habían pasado 15 días de mi llegada, pero en ese momento sentí que todo el país me daba el ok! para comenzar la aventura.


.- Daniela

 

Deja un comentario